NOTICIAS PARROQUIALES

 

MARZO 2018

 

 

CHARLAS CUARESMALES

En el mes de marzo se han llevado a cabo en la iglesia de San Juan Bautista unas charlas cuaresmales organizadas por las parroquias de La Solana y como preparación a la Semana Santa. Estas comenzaban el miércoles 14 con la charla sobre “La Sábana Santa: huellas históricas de la Pasión”, impartida por el médico del hospital de Alcázar de San Juan y estudioso de la Sínode Juan Sánchez Espinosa. Él definía la Sábana Santa como una prueba física de la Resurrección de Jesús. Todo esto lo explicó ofreciendo las imágenes y los datos que proporciona la misma a lo largo de las muchas investigaciones que en ella se han realizado, utilizando los más modernas técnicas.
Añadía que nadie ha podido reproducir la imagen y detalló los pasos que se han dado en la investigación de la sábana. Señalaba que la imagen que aparece en la sábana es la de un hombre muerto y las lesiones que se aprueban corresponden anatómicamente con alguien que fue torturado y cuya sangre era del tipo AB, matizando que esa sangre es previa a la imagen y los científicos no se pueden explicar cómo se ha reflejado.  
Recordó que a raíz de los informes recogidos se han hecho reconstrucciones con esculturas que se han aproximadamente, aludiendo asimismo a investigaciones relacionadas con el sudario de Oviedo, recordando que coincide con lo dicho en los Evangelios sobre que había dos lienzos.

Continuaban las charlas el jueves día 15 con “La Pasión en los Evangelios” a cargo del sacerdote Víctor Castaño, de la diócesis de Toledo.
Como un tema muy interesante de cara a vivir la Semana Santa, calificaba el ponente el recorrido de la Pasión de Jesús a través de los evangelios. Señalaba que si bien tenemos muchas prácticas devocionales, que hay que mantener, se debe acudir sobre todo a lo que dicen los Evangelios, en definitiva a la vivencia de la Pasión a través de los textos sobre cómo se entregó en la Cruz ofreciendo su vida con un amor infinito en medio de aquel sufrimiento.
En su intervención señaló que la Pasión es algo que se debe recordar por los creyentes, ya que no es una historia de hace 2000 años, sino que somos invitados a participar para participar cristianamente con la perspectiva desde la cual cada uno de los evangelistas narran la Pasión de Jesús.

La última de las charlas cuaresmales, “La Pasión hoy: los cristianos perseguidos”, se impartió el viernes 16, en la que Nieves Barrera nos presentó la Fundación Pontificia “Ayuda a la Iglesia Necesitada” y su actividad para apoyar la formación de sacerdotes, la actividad pastoral en países donde está amenazada o perseguida, y la ayuda humanitaria a los cristianos perseguidos. Mediante un “viaje” a distintos países donde no se respeta la libertad religiosa e incluso existe persecución por causa de la fe, nos puso en contacto con realidades y testimonios auténticos de numerosos cristianos que han sufrido persecución, exilio, torturas e incluso el martirio por seguir a Cristo. El testimonio de fe y de perdón de estos hermanos nuestros nos lleva a interpelarnos por nuestro compromiso de fe en la realidad de cada uno de nosotros.
Al final de su charla, nos propuso cómo podemos colaborar con la Fundación y ayudar a los cristianos perseguidos: informándonos y divulgando, orando y colaborando económicamente:  www.ayudaalaiglesianecesitada.org

 

(ver galería de fotos)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FALLECE EL SACERDOTE DON ANTONIO CAMPILLO BRIONES

El viernes día 23 de marzo fallecía el sacerdote don Antonio Campillo en Albacete, ciudad donde residía, a la edad de 84 años. Don Antonio era muy conocido en nuestras comunidad parroquial ya que visitaba muy a menudo su pueblo, residiendo durante bastante tiempo sobre todo en época veraniega para las fiestas patronales.
Su funeral se celebró en la mañana del sábado día 24 en la parroquia de Santa Catalina siendo presidida la eucaristía por nuestro obispo don Gerardo Melgar y concelebrada por el párroco don Benjamín y otros sacerdotes. También asistieron numerosos fieles que quisieron acompañar a la familia en este doloroso momento.
Don Antonio nació en 1933, hijo de Don Jesús Campillo Villena y Doña María Catalina Briones García de Mateos. Ingresó en 1945 en el Seminario de Granada, regido por los Padres Jesuitas, haciendo sus estudios de latín. Posteriormente se trasladó al Seminario de Ciudad Real donde estudió Filosofía y Teología. Realizó dos cursos de teología en la Universidad Pontificia de Salamanca, obteniendo el grado de Licenciado en Sagrada Teología. Fue ordenado sacerdote en la Catedral de Salamanca el día 20 de abril de 1957, ejerciendo su ministerio en nuestra Diócesis como párroco de Cañada de Calatrava y Caracuel (1957-1959), coadjutor de la parroquia de Santa María Magdalena de Malagón (hasta 1963), primer párroco de la parroquia de Santa Teresa de Jesús de Malagón (1962-1963) y después párroco de Chillón.
En el año 1965 ingresó por oposición en el Cuerpo Eclesiástico del Ejército, ejerciendo su ministerio en varios destinos, terminando como Vicario Episcopal en la Región Militar de las islas Baleares.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PREGÓN DE SEMANA SANTA A CARGO DE NUESTRO PÁRROCO

“Se hace saber que llegan días hermosos y os llamo a vivirlos”. Con esta frase, arrancó Benjamín Rey el pregón de la Semana Santa 2018 en La Solana.
Pero ese anuncio no se quedó en una frase hecha. Estaba invitando “a vivirlos” en plenitud. “Tengo una perspectiva de la Semana Santa distinta a la de mucha gente puesto que la vivo más desde los oficios litúrgicos. Primero descubrí la grandeza y el valor de estos, y la Semana Santa en la calle la descubrí después como una catequesis de lo que se celebraba dentro del templo”.
Por eso quiso explicar que la Semana Santa es mucho más que las grandes procesiones callejeras; por ejemplo la noche del sábado de Gloria en el interior de la iglesia, “es lo que explica todo”.
A partir de esa premisa, el párroco de Santa Catalina construyó un pregón que utilizó como hilo conductor los cinco sentidos del ser humano: olfato, gusto, tacto, oído y vista. “Es una invitación a poner todo lo que uno lleva dentro. Tenemos que potenciar nuestra atención para que el presente maravilloso que vivimos seamos capaces de captarlo”, dijo.
Benjamín Rey expuso una brillante altura literaria, adornada con recursos muy variados en los que mezclaba vivencias, episodios evangélicos, poemas u oraciones. Y la forma de interpretar la lectura fue exquisita.
A su término, el público le brindó un largo minuto de aplausos.